12 hechos que probablemente no sabías sobre los lácteos
1. Las vacas deben dar a luz para producir leche.


Aunque pueda parecer obvio, muchas personas no tienen idea de que las vacas tienen que estar embarazadas o haber dado a luz para producir leche. Al igual que todos los demás mamíferos, las vacas amamantan a sus bebés.


2. La industria de los lácteos destruye nuestros ríos, lagos y arroyos.


¿Sabías que la industria de los lácteos en los Estados Unidos tiene el récord de contaminación del agua? De hecho, los excrementos de los animales y otros desechos de las granjas industriales han contaminado casi un tercio de los ríos en los Estados Unidos.


3. Las vacas explotadas por su leche son inseminadas una y otra vez.

Una vaca mugiendo por la pérdida del nacimiento de su ternero. 

En muchas granjas, esto se logra con inseminación artificial, un procedimiento altamente invasivo y estresante que se repite aproximadamente cada 12 meses. Las vacas explotadas en la industria de los lácteos son forzadas a permanecer en un ciclo constante de embarazo, parto y lactancia.


4. Los terneros machos a menudo son asesinados por su carne.

Un ternero debilitándose en un corral. 

Debido a que los terneros machos no producen leche, éstos no son de utilidad para la industria de los lácteos. Entonces, a menudo son vendidos para ser explotados en la industria de la “carne de ternera”. La carne de ternera es un subproducto de la industria de los lácteos.


5. El consumo de productos lácteos está asociado con el cáncer.


El consumo de leche de vaca aumenta el riesgo de cáncer de próstata en un 60% por cada dos vasos consumidos al día. Las mujeres que dejan de consumir productos lácteos y los reemplazan con productos de soya reducen el riesgo de cáncer de mama en un impactante 43%.


6. Los becerros son arrebatados de sus madres.
                         

Los terneros suelen ser separados de sus madres a las pocas horas de haber nacido. Después de la separación forzosa de sus becerros, las vacas a menudo mugen durante horas, o incluso días, y los buscan caminando de un lado a otro.


7. La industria de los productos lácteos no es ambientalmente sostenible.

Una vaca siendo arrastrada por un tractor en una fábrica de lácteos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, las emisiones de dióxido de carbono provenientes de la intensiva crianza de animales de granja representan alrededor del 15% de las emisiones globales inducidas por las actividades humanas. La explotación de animales para producir carne y leche es el principal factor en dicho porcentaje.


8. Las vacas sufren dolorosas infecciones.

Ubres sangrando.

Debido a que son sometidas a la manipulación genética intensiva, las vacas producen cantidades de leche anormalmente grandes. Esta producción no natural sumada a las lesiones físicas causadas  por el equipo usado para extraerles la leche, contribuyen a que padezcan de mastitis, una infección muy dolorosa en las ubres.


9. Las vacas son asesinadas a los cuatro años de vida.

Una vaca siendo torturada con una manguera de alta presión.

Mientras que su esperanza de vida es de 25 años, las vacas criadas en las granjas de productos lácteos a menudo son asesinadas cuando tienen cuatro o cinco años de edad y están físicamente agotadas y lastimadas.


10. Los lácteos nos están dejando sin agua.

Corte de la cola a una vaca. Esta práctica rutinaria en las instalaciones industriales es llevada a cabo sin analgésicos.

La producción de lácteos consume una cantidad exorbitante de agua. De acuerdo con Water Footprint Network, se necesitan más de mil litros de agua para producir un litro de leche y más de 5,500 litros para producir uno de mantequilla.


11. Muchas vacas son asesinadas y convertidas en carne para hamburguesa. 

Un trabajador golpeando fuertemente a una vaca,

Débiles, enfermas y heridas, las vacas explotadas para producir leche a menudo son brutalmente lastimadas con electricidad, golpeadas e incluso arrastradas antes de ser asesinadas y convertidas en carne molida.


12. El consumo de leche de vaca está cayendo.

Terneros siendo bruscamente aventados a la caja de una camioneta. 

Desde 1970, el consumo de leche de vaca ha caído un 40% en los Estados Unidos, mientras que las ventas de opciones alternativas a la leche han aumentado en un 30% desde 2011.

Por fortuna, nada te obliga a seguir apoyando esta cruel industria que explota a los animales. Puedes adoptar una dieta vegana, saludable y compasiva.

Haz clic aquí para obtener consejos sobre cómo hacer la transición a un estilo de vida libre de crueldad.
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo