Amo a los perros. Amo a los gatos. Sí, sigo comiendo carne ¿y qué?
Las personas aman a sus perros y gatos. De hecho, los estadounidenses aman tanto a sus perros y gatos que gastan ¡casi 60,000 millones de dólares al año en ellos! Y así debe ser: los animales de compañía son sensibles, hermosos y llenan nuestra vida de alegría. Ellos son miembros de la familia y por eso debemos cuidarlos

¿Y qué tiene que ver esto con el consumo de carne?

Bueno, para empezar, los animales que criamos, matamos y usamos como alimento son tan sensibles e inteligentes como los perros y gatos que tanto adoramos en casa. Considera, por ejemplo, que los pollos pueden reconocer a más de 100 individuos, las vacas forman amistades cercanas y se cree que los cerdos tienen la inteligencia de un niño de tres años de edad.

De cualquier manera, los animales de granja son muy similares a los perros y gatos. Sin embargo, son víctimas de una crueldad inimaginable: confinamiento extremo, mutilaciones brutales y muertes violentas. Si tratáramos a un sólo perro o gato de la forma en que las industrias de la carne, los lácteos y el huevo tratan a billones de animales, estaríamos tras las rejas por maltrato animal.

Entonces, ¿cómo podemos decir que somos amantes de los animales y, al mismo tiempo, ponerlos en nuestro plato? Yo diría que, sinceramente, no se puede.

Nadie necesita comer productos de origen animal para sobrevivir; es todo lo contrario. De hecho, hay tremendos beneficios ambientales y de salud al dejar de consumir productos de origen animal. Millones de personas ya están disfrutando de una alimentación deliciosa y compasiva a base de plantas.

Así que, si amas a tus perros o gatos y los ves como los seres únicos, sensibles e inteligentes que son, es momento de que abras los ojos y comiences a ver a los animales de granja de la misma manera.

¿Dices que amas a los animales? Entonces, deja de comerlos. De verdad. ¡Empieza hoy!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo