Aquí sabrás por qué la leche de almendras se ha vuelto tan popular
Ya sea por la preocupación por la salud, el ambiente o el bienestar animal, parece que hoy en día todo el mundo está abandonando la leche de vaca y tomando leche de origen vegetal.

Reportes recientes de todo el mundo muestran que el consumo de leche de origen animal está en declive. Desde 1970, el consumo de leche de vaca en los Estados Unidos ha caído un 40%. Si bien esta disminución ha ocurrido a lo largo de varias décadas, se ha acelerado en los últimos años. Mientras que el consumo de leche de vaca ha disminuido, las ventas de leches vegetales en los Estados Unidos han aumentado un 30% desde 2011.

Y, de acuerdo con Innova Market Insights, se espera que el mercado mundial de la leche de origen vegetal llegue a 16,300 millones de dólares en 2018. En 2010, este mercado ascendió a 7,400 millones de dólares. Según Innova, el número global de lanzamientos de productos alternativos a los lácteos se ha duplicado en un período de cinco años, con casi 40% de los lanzamientos catalogados como veganos.

Pero, ¿por qué todos están abandonando los lácteos? Veamos los hechos.

Para empezar, los lácteos no son del todo buenos para la salud. Durante años, la industria de los lácteos ha afirmado que la leche es vital para tener huesos fuertes y sanos, pero la epidemióloga Tania Winzenberg y sus colegas encontraron lo contrario. De hecho, las poblaciones que consumen más leche de vaca y otros productos lácteos tienen algunas de las tasas más altas de osteoporosis y fracturas de cadera. Además, el consumo de leche de vaca se ha asociado con varios tipos de cáncer, obesidad y acné.

Y si los efectos negativos de la leche de vaca en la salud no son lo suficientemente horripilantes, los productos lácteos también están matando a nuestro planeta. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las emisiones de dióxido de carbono provenientes de la cría de animales representan alrededor del 15% de las emisiones inducidas por el ser humano, con la producción de carne y leche como principales culpables. Además, la producción de lácteos usa enormes cantidades de agua. Según un artículo en Mother Jones, se necesitan 30 galones de agua para hacer un vaso de leche, 50 galones para hacer dos rebanadas de queso y la absurda cantidad de 109 galones de agua para hacer una barra de mantequilla.

La última razón y, posiblemente, la más importante por la que muchas personas se están alejando de los productos lácteos, es que estos son impresionantemente crueles. En las granjas industriales de productos lácteos, las vacas son inseminadas una y otra vez, y mantenidas en condiciones terribles. Sus terneros les son arrebatados poco después del nacimiento. Los terneros machos mueren para convertirse en “ternera”. Las hembras son criadas para producir más leche, atrapadas en un ciclo de abuso durante años hasta que se consideran "gastadas" y son enviadas al matadero.

¿No nos crees? Mira este video encubierto de una investigación de Mercy For Animals en los Estados Unidos.


Únete al creciente número de personas que están actuando a favor de los animales, el ambiente y la salud adoptando una alimentación a base de plantas.

¡Haz clic aquí para comenzar!

¿Qué leche a base de plantas deberías probar? Haz clic aquí para averiguarlo.
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo