Así es como MFA está actuando (y ganando) contra la mayor fábrica de productos lácteos de Canadá
A mediados de diciembre de 2016, Chilliwack Cattle Sales, la mayor fábrica de productos lácteos en Canadá, y uno de sus propietarios fueron condenados por violar la Ley de Prevención de la Crueldad Animal. La compañía y su dueño fueron sentenciados a pagar la máxima multa permitida por la ley, USD $75,000 por cada cargo. La fábrica se declaró culpable de tres cargos de crueldad animal y Wesley Kooyman, uno de sus propietarios, se declaró culpable de un cargo de crueldad animal. La sentencia también les prohibió poseer animales y tener control sobre la granja durante un año.

Estas históricas condenas se derivaron de una investigación de MFA que mostró cómo los trabajadores pateaban y golpeaban cruelmente a los animales con cadenas, tubos metálicos y rastrillos. Ésta es la primera vez que una granja industrial y su propietario han sido condenados por crueldad animal por los actos de sus empleados tras una investigación encubierta realizada por un grupo de protección animal. Otros siete trabajadores fueron acusados ​​de crueldad animal y sus casos siguen pendientes.

Mira las imágenes encubiertas que dieron lugar a estas condenas:


Esta investigación llevó a la Ministra de Asuntos Agropecuarios de Columbia Británica, Norm Letnick, a enmendar la Ley de Prevención de la Crueldad Animal para incorporar el Código de Prácticas de la Industria de los Lácteos. Este código contiene las directrices mínimas sobre el tratamiento y el bienestar de las vacas explotadas para obtener leche en Canadá.

La Junta de Mercadeo de Leche de Columbia Británica encontró que más del 25% de las granjas de lácteos de la región no cumplió con el código de bienestar animal durante un período de 18 meses. Los informes de inspección mostraron numerosos problemas, como hacinamiento, vacas cojas y sucias, corte accidental de cola con la maquinaria, marcado y remoción de los cuernos sin usar analgésicos, vacas acostadas en el concreto y falta de instrucción.

MFA hace un llamado a todas las provincias canadienses para que le den fuerza de ley al Código de Prácticas de la Industria de los Lácteos y garanticen así el cumplimiento de normas básicas de cuidado y trato humanitario para las vacas explotadas para obtener leche.

Las multas no repararán la tortura que las vacas de Chilliwack Cattle Sales padecieron. Sin embargo, estas condenas son un paso en la dirección correcta y envían un fuerte mensaje a la industria de los lácteos: el abuso animal no será tolerado.

En última instancia, lo mejor que podemos hacer para proteger de la crueldad a las vacas y otros animales explotados como alimento es adoptar una alimentación a base de plantas, saludable y compasiva. ¡Descarga la Guía vegetariana para principiantes para comenzar!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo