Consejos para superar la presión social cuando dejas de comer carne
Sí, todos hemos pasado por ahí. No te preocupes, es parte del proceso de dejar de comer productos de origen animal. Todos tenemos familiares y amigos que desconocen esta filosofía de vida y, por ello, cuestionan nuestra decisión.

Pero, ¿cómo podemos manejar esta situación para no terminar abortando la misión de dejar la carne? Porque sí, sabemos que algunas personas sucumben ante la insistente presión social.

Aquí te presentamos algunos escenarios por los que muchas personas veganas hemos pasado y nuestra sugerencia para salir victoriosos e, incluso, lograr que comprendan tu empatía hacia los derechos de los animales.

1. Tu familia no te entiende.

            

Sí, es común. Relájate, tómalo con calma. Si vives con tus padres, lo más complicado es cuando debes comer lo que se prepara en casa. Si es así, empieza por explicarles a tus padres la razón por la que ya no deseas comer carne. Dialoga con ellos, invítalos a ver documentales contigo sobre alimentación a base de plantas (aquí encontrarás una lista), investiga sobre recetas deliciosas sin carne y prepara en familia algunos platillos. Aquí encontrarás cinco consejos para hablar con tu familia.


2. Comidas familiares donde te cuestionan y todo tiene carne

            

Acostúmbrate porque esto puede ocurrir constantemente, ya sea en las celebraciones de cumpleaños, cenas navideñas o cualquier otro evento familiar. Llegas a la reunión y ¡oh sorpresa! ¡Hasta el arroz tiene productos de origen animal! Encima de eso, tu tía te ofrece el plato de carne y tú sólo contestas “no, gracias”. Ella, sorprendida, te pregunta por qué (sin realmente querer saberlo). Y el resto es historia. No siempre tienes que explicar a todos por qué decidiste dejar la carne. Aprende a identificar cuando un familiar realmente está interesado en el tema. De lo contrario, puedes limitarte a contestar que no comes carne por una cuestión de respeto a los animales. En cuanto a la comida, a veces es mejor ir preparado y llevar algún emparedado o tentempié que te salve el día. Con el tiempo, algunas familias comienzan a preparar alternativas sin carne.


3. Burlas de tus amigos

            

Todos tenemos amigos que comen carne. Tal vez tú seas el único que ha decidido renunciar a la carne, pero no por eso perderás a tus amigos. Recuerda que lo que nos une son las cosas que nos identifican. Y, a veces, las diferencias generan rechazo. Que no te tome por sorpresa que tus amigos hagan bromas y seas el “raro” para ellos. Y sí, cada vez que te vean te harán las mismas bromas. En un principio, te pueden parecer graciosas, pero con el tiempo comenzarán a desquiciarte. Sólo ten paciencia. Si son buenos amigos, ésta es una prueba y aprenderán a convivir. No trates de explicarles todo el tiempo por qué decidiste de dejar de comer animales. Hazlo cuando realmente notes un interés de su parte. Seguramente cuestionarán tu decisión. Aquí puedes encontrar buenas respuestas a las típicas preguntas que nos hacen los omnívoros.


4. Parrilladas con tus amigos

            

Las parrilladas son eventos sociales en los que cualquier vegano podría estar descartado desde un inicio, pero no tiene por qué ser así. Si tus amigos han organizado una parrillada, puedes llevar tus propios vegetales y pedirles que te dejen un espacio donde no preparen la carne. Si les pides esto respetuosamente, no deberían negarse. Aquí puedes ver algunos consejos para cuando te invitan a una parrillada.


Y si es simplemente una reunión de amigos, el hecho de que ellos sí coman carne no debe detenerte. Puedes llevar algunas botanas para chuparse los dedos. Mira algunas recetas aquí.

5. Frustración cada vez que comes fuera de casa

            

Sí, suele ocurrir, pero velo por este lado: hacer un cambio importante en tu vida te saca de tu zona de confort e implica una nueva forma de ver las cosas. Si antes tenías a tu disposición cualquier antojo sin cuestionarte de dónde venía, pues ahora no. Simplemente tienes una mayor conciencia y eso implica cierto sacrificio. Mantente positivo. El veganismo es como descubrir un nuevo mundo de posibilidades: conocerás nuevos lugares y platillos, aprenderás otras formas de preparar alimentos, encontrarás que cualquier platillo es veganizable y sabrás cómo encontrar algo que comer en los menús de los restaurantes. Básicamente, tendrás otra relación con la comida y, créenos, es para bien. Tu salud te lo agradecerá. En lugar de sentirte frustrado, tómalo como una nueva aventura en la cual hay muchas cosas por explorar. Mira aquí algunos consejos que te serán muy útiles cuando hagas tus compras en el súper.


Las primeras semanas o incluso meses pueden ser los más difíciles. Te sentirás cuestionado e incomprendido todo el tiempo. Creerás que eres el bicho raro. Pero con convicciones firmes, podrás superar cualquier tipo de presión social y tus seres queridos aprenderán a convivir contigo. Con el tiempo, quizás se interesen en este estilo de vida.

Recuerda, lo importante es que mantengas firmes tus convicciones y no olvides la razón por la que decidiste dejar la carne. Eso te dará mucha satisfacción. Con una decisión como ésta, pones tu granito de arena para que miles de animales dejen de sufrir. Y eso no tiene precio.

¿Aún no has adoptado el veganismo? Haz clic aquí para descubrir deliciosas recetas y fáciles consejos para adoptar una alimentación a base de plantas.
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo