Crecí como vegetariano, comí carne en la secundaria y decidí ser vegano en la universidad
Por Joe Loria

A diferencia de la mayoría de las personas en los Estados Unidos, no me crié comiendo carne ni tomando leche de vaca. Nací en una familia vegetariana. La decisión de no comer carne no fue mía, sino de mis padres.

Se podría pensar que éste no sería el caso al crecer en una familia italiana, donde la salsa boloñesa y las salchichas son la norma. Pero a las reuniones familiares llevábamos pasta y frijoles o sopa de lentejas. Y recuerdo a mi madre corriendo a la escuela en los días en que había salidas de campo para llevarme salchichas de tofu. Todo esto requería un poco de preparación, pero mis padres estaban comprometidos a criarnos a mi hermana y a mi como vegetarianos.

Siempre he sido un amante de los animales y realmente creo que fue mi educación vegetariana la que me enseñó a cuidar a todos los seres. Teníamos un perro, me encantaba leer libros sobre animales exóticos y mi canal favorito era Animal Planet. A los ocho años le dije a mi mamá que quería ir a Australia a estudiar biología marina en la Universidad de Queensland. Aunque no terminé allí, me las arreglé para usar mi profesión para ayudar a los animales.

Por desgracia, finalmente dejamos de ser vegetarianos. No sé qué hizo que mi familia empezara a comer animales de nuevo, pero fue durante este tiempo que comencé a tomar mis propias decisiones. No necesito dar detalles de lo que comí porque, seamos honestos, yo era una adolescente estadounidense. Mi alimentación consistía principalmente en comida rápida, pizza y cualquier cosa barata que estuviera a mi alcance.

Todo esto cambió en la universidad. Una combinación de acontecimientos me llevó de nuevo a mis raíces vegetarianas.

Una tarde, vi un documental que exponía el trato que reciben los animales en la industria de la carne. Después de ver las dolorosas mutilaciones, el confinamiento extremo y el brutal asesinato, supe que no podía seguir patrocinando esta industria. Ahora que sabía la verdad, no había vuelta atrás.

Además de aprender acerca de la explotación industrial de animales a partir del documental, hice mi primera pasantía en una organización de bienestar animal. Mientras estuve allí, trabajé en la campaña de animales de granja de la organización y aprendí aún más sobre los horrores del sector agropecuario.

Lo último que me empujó a dejar de comer carne fue rescatar a mi primer gato, Scout. Cuidar de él y ver lo sensible e inteligente que es me hizo plenamente consciente de los sentimientos de todos los animales. ¿Cómo podría apapacharlo y comer otro animal?

Ahora que mi familia ya no es vegetariana, yo decidí dejar todos los productos de origen animal fuera de mi plato. Agradezco que mis padres me hayan criado como vegetariano, pero la decisión de ser vegano para siempre la tomé por mi cuenta.

Afortunadamente, ahora tengo amigos e incluso algunos parientes que han decidido adoptar un estilo de vida vegano. Como ves, nunca es demasiado tarde para adoptar una alimentación a base de plantas.

¿Listo para ser vegano? ¡Haz clic aquí para comenzar!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo