Esto es lo que las granjas le hacen a las vacas que ya no producen leche
Como todos los mamíferos, las vacas producen leche para nutrir a sus bebés. O sea, y aunque parezca obvio, las vacas deben estar realmente embarazadas o haber acabado de dar a luz para producir leche.

Sin embargo, en las granjas lecheras, las vacas nunca tienen la oportunidad de cuidar a sus hijos. En cambio, sus terneros les son arrebatados a las pocas horas de haber nacido para que los propietarios de las granjas puedan obtener la leche y venderla.

Para producir leche, las vacas pasan un ciclo anual de inseminación forzada, parto y lactancia. Sus hijas son arrastradas al mismo destino de sufrimiento que sus madres (serán explotadas para producir leche tan pronto tengan la edad suficiente para concebir). Sus hijos son confinados en pequeñas jaulas y al cabo de unas semanas serán asesinados violentamente y vendidos como “carne de ternera”.

La angustia de las vacas mamás es inconfundible. Muchas siguen a los trabajadores de la granja que les han arrebatado a sus hijos. Gritan y se lamentan durante días o incluso semanas por sus bebés desaparecidos.

Después de cuatro o cinco años de producir cantidades anormalmente grandes de leche gracias a la manipulación genética y las drogas, las vacas se "agotan". Su cuerpo simplemente se extingue y deja de producir tanta leche. Muchas sufren una infección dolorosa llamada mastitis, otras están tan débiles que no pueden pararse.

Mira cómo las trata la industria de los lácteos:


Entonces, ¿qué sucede después de que las vacas ya no pueden producir suficiente leche?

Son brutalmente asesinadas.

Si no producen leche significa que no producen dinero para los dueños de las granjas. Entonces, después de tener un bebé tras otro y perderlos todos, y de vivir sólo una fracción de lo que sería su vida natural —que podría ser de hasta 25 años—, las vacas son cruelmente enviadas al matadero y asesinadas para ser vendidas como carne molida. Sí, en casi todas las hamburguesas están los restos de las vacas lecheras de los Estados Unidos.

Afortunadamente, los productos lácteos están en declive. Desde la década de 1970, el consumo de leche se ha desplomado 40% en los Estados Unidos, mientras que el consumo de leche a base de plantas se ha disparado. Y no es sólo la leche, el queso vegano, la mantequilla, el helado y otros productos a base de plantas se han vuelto aún más populares en los últimos años.

La gente se está dando cuenta de la dura realidad detrás de los productos lácteos y eso es una gran noticia para los animales. Millones de personas ya han tomado la decisión compasiva de dejar los lácteos y otros productos derivados de la crueldad animal fuera de su plato. ¿Te sientes inspirado? Haz clic aquí para pedir tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo