La industria de la carne hace que las gallinas sean tan pesadas que no se pueden mover
Las gallinas explotadas en las granjas industriales de hoy en día pesan alrededor de un 365% más que aquellas en 1950 y crecen a un ritmo mucho más rápido. Pasan de eclosionar a pesar casi seis kilos en sólo 48 días. Para poner eso en perspectiva, es como si un niño de diez años pesara 227 kilos.

¿Cómo se convirtió la industria de la carne de gallina en este horror? Veamos.

En la década de 1950, la “gallina de engorde" promedio, la raza criada para obtener carne, pasaba de la eclosión a pesar 900 gramos en aproximadamente 56 días. Pero, para satisfacer la demanda de una población en constante crecimiento, la industria ha utilizado una peligrosa combinación de manipulación genética, antibióticos y hormonas para crear las "gallinas Franken" actuales.


Por supuesto, abusar de las gallinas de este modo tiene terribles consecuencias. Al crecer tan rápido, estos pobres animales a menudo quedan inmovilizados por su propio peso y sufren dolores espantosos. También padecen ataques cardíacos, insuficiencia de órganos y otros problemas.

Debido a que estas gallinas a menudo no pueden caminar, suben aún más de peso. La carne de gallina de hoy en día contiene un 224% más de grasa y un 9% menos de proteína.

Además, como son demasiado pesadas para pararse o caminar, las aves se ven obligadas a permanecer sentadas en su propio excremento. Ésta es una de las razones por las que la carne de gallina es tan insalubre. De hecho, el Departamento Agropecuario de los Estados Unidos (USDA) estima que alrededor del 25% de la carne de gallina en trozos y cerca del 50% de la molida que se venden en las tiendas están contaminados con salmonela.


Lamentablemente, las gallinas son uno de los animales más maltratados del planeta y constituyen el 98% de los animales criados y asesinados para obtener alimento tan sólo en Estados Unidos. Esto es devastador, aún más si consideramos que las gallinas son seres muy inteligentes y sensibles.

Peor aún, no hay una sola ley federal en el mundo que proteja a los animales durante su confinamiento en las granjas industriales. En Estados Unidos, la ley que se supone protege a los animales en los mataderos, la Ley de Métodos Humanitarios de Sacrificio, no se extiende a las aves, dejando a las gallinas prácticamente sin protección contra el abuso.

Y la crueldad es infinita. Una investigación realizada por Mercy For Animals en varias granjas proveedoras de Lilydale en Canadá descubrió a los trabajadores golpeando, pateando y lanzando a las aves vivas, arrojándolas en cajas de transporte abarrotadas, atropellándolas con un montacargas y arrancándoles la cabeza y las piernas.

Mira.


Criar gallinas para que crezcan tan rápido no sólo es peligroso para el planeta y nuestra salud, es inmensamente cruel. Por fortuna, hay productos sustitutos y recetas compasivas y deliciosas para dejar a las gallinas fuera del plato.

Haz clic aquí para pedir tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo