Más de 700 millones de gallinas fueron asesinadas para el Super Bowl del domingo
Cuando la mayoría de la gente piensa en el Super Bowl, se imagina camisetas deportivas y comerciales ingeniosos, pero yo no. Nada de eso. Pienso en los más de 700 millones de gallinas que fueron explotadas y asesinadas para obtener sus muslos y alas.

El domingo del Super Bowl es el segundo día con un mayor consumo de alimentos en Estados Unidos después del Día de Acción de Gracias. En pocas palabras, el Super Bowl es para la industria alimenticia lo que la Navidad es para el comercio minorista. Y de acuerdo con el Chicken Wing Report, emitido por el National Chicken Council de Estados Unidos (NCC), los estadounidenses habrían comido 1,350 millones de alitas durante el fin de semana del Super Bowl. Lamentablemente, esto representa un aumento del 1.5% con respecto al 2017, equivalente a 20 millones de alas.

Según el NCC, estos 1,350 millones de alas son suficientes para darle la vuelta a la Tierra tres veces. También lo son para poner 625 alas en cada asiento en los 32 estadios de la NFL. Pero estas insensibles comparaciones bastan para darnos cuenta de que, después de todo, estamos hablando de las partes del cuerpo de las gallinas.

Casi todas las gallinas que se consumieron el domingo del Super Bowl provienen de granjas industriales. Estos animales inteligentes y sensibles viven crueldades que pocos de nosotros podemos imaginar, como confinamiento extremo, mutilaciones dolorosas y una muerte sangrienta y violenta.

Las gallinas explotadas y asesinadas como alimento son criadas para que crezcan tanto y tan rápido que a menudo quedan inmovilizadas por su propio peso y sufren dolores espantosos. También padecen ataques cardíacos, insuficiencia de órganos y otras enfermedades.


En el matadero, estos animales inocentes son encadenados ​​violentamente con grilletes, reciben choques eléctricos y son degollados, a menudo cuando aún están conscientes y sienten dolor.


Múltiples investigaciones encubiertas realizadas por Mercy For Animals en Tyson Foods –el mayor empacador de carne de aves del mundo– han expuesto terribles abusos. Nuestras cámaras han registrado el abandono de aves enfermas y heridas que agonizan en condiciones asquerosas, trabajadores que golpean brutalmente, pisotean y apuñalan a los animales, y aves vivas y conscientes a quienes les arrancan la cabeza.

¿No nos crees? Mira.


No hay una sola ley federal en el mundo que proteja a los animales durante su confinamiento en las granjas industriales. En Estados Unidos, la ley que se supone protege a los animales en los mataderos, la Ley de Métodos Humanitarios de Sacrificio, no se extiende a las aves, dejando a las gallinas prácticamente sin protección contra el abuso.

Por fortuna, cada vez hay más opciones disponibles de comida deliciosa que puedes disfrutar sin apoyar la crueldad contra los animales.

¿Te sientes inspirado? Haz clic aquí para pedir tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo