Nuestra respuesta a la ridícula crítica de Beef Magazine a los carniceros veganos
Hace unos meses, Beef Magazine publicó un artículo ridículo, como es de esperar, criticando las carnicerías vegetarianas y veganas, como la increíblemente popular Herbivorous Butcher.

El artículo está lleno de afirmaciones falsas, como ésta:

No es un secreto que el zinc, el hierro, la proteína, las vitaminas del complejo B, los aminoácidos y las grasas saturadas que se encuentran naturalmente en la carne roja son difíciles de encontrar en cualquier otro lado o replicar con productos sintéticos en una fábrica.

Claro que todos estos nutrientes se pueden obtener fácilmente en una dieta vegana balanceada. Por ejemplo, la proteína se encuentra en alimentos como lentejas, tofu, crema de maní e incluso brócoli. El hierro se encuentra en los frijoles negros, los vegetales de hojas verdes y la quinua. Y el aguacate y el coco tienen grasas saturadas sanas. Buen intento.

Aquí va otra mentira:

Ya sea que los veganos hayan elegido dejar la carne por razones éticas, ambientales o de salud (sin importar lo desinformados que yo creo que están), hay una sola cosa que su dieta no tiene: sabor.

¿En serio? Obviamente nunca has visitado ninguno de los increíbles restaurantes veganos o probado un pastel de queso Daiya. Si algo tiene la comida vegana es sabor. Pero ¿sabes qué es lo que no tiene? ¡Crueldad animal!

Y si los veganos no extrañan el sabor del tocino, el filete, las chuletas de cerdo y otras comidas de carne, entonces ¿por qué insisten tanto en replicar estas proteínas animales?

No nos convertimos en veganos porque no nos guste el sabor de esas cosas. Nos convertimos en veganos porque no queremos contribuir al horrible sufrimiento animal que se requiere para producirlos.

[Los veganos] deberían pensar en la sostenibilidad de crear comidas hechas por el hombre que no son encontradas en el ambiente.

¡Jajajajaja! Antes que todo, las carnes veganas son hechas de plantas que, a pesar de tu falta de pensamiento crítico, se encuentran naturalmente. Es decir, el trigo, la soya, los chícharos y otras variedades de plantas que se utilizan para hacer carnes veganas son todo menos “hechas por el hombre”.

Además, teniendo en cuenta que casi toda la devastación ambiental ha ocurrido a manos de la industria cárnica, es prácticamente imposible tomar con seriedad esta supuesta preocupación por la sostenibilidad.

Éticamente hablando, cuando sacrificamos animales de manera respetuosa, no sólo estamos alimentando a la gente sino también proveyendo subproductos que cambian la vida.

¡¿Cómo?! ¿Nos podrías explicar cómo se asesina “respetuosamente” a un animal que quiere vivir?

Además, hay 795 millones de personas que no tienen suficiente para comer y la mayoría de los granos cosechados son usados para alimentar a los animales que luego son asesinados para convertirse en alimento. Una dieta vegana tiene el potencial de alimentar a los que no tienen que comer usando 90 millones de acres de tierra que hoy se utilizan para cultivar maíz para los animales hacinados actualmente en instalaciones industriales.

No creas las mentiras de la industria cárnica. Todos podemos retirar nuestro apoya a la crueldad inherente a la explotación animal dejando la carne y otros productos animales fuera de nuestro plato.

Haz clic aquí para ordenar tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo