La industria cárnica paga por “estudios científicos” que declaran que consumir carne es saludable
En un reciente artículo de opinión en el New York Daily News, Marta Zaraska, periodista especialista en divulgación científica, analizó la influencia de la industria de la carne en los estudios de salud.

En 2011, las ventas anuales de carne en los Estados Unidos ascendieron a 186 millones de dólares. Eso es más que el PIB de Hungría. Tanto dinero equivale a poder: el poder de controlar la política, la percepción pública de la carne e incluso la ciencia.

Zaraska señala:

Si ves un estudio científico que demuestra que el consumo de carne roja no aumenta el riesgo de cáncer o enfermedades cardiovasculares, o que las dietas altas en proteínas [de origen animal] son el camino a seguir, es muy probable que ese estudio haya sido financiado por la industria de la carne.

Lamentablemente, los estudios patrocinados por la industria de la carne para promocionar sus productos son abundantes. Y las universidades y científicos respetables no son inmunes a la influencia de la industria.

Zaraska continuó:

En un estudio de 2009 [que analizó los resultados] de las investigaciones existentes, Dominik Alexander, epidemiólogo del Instituto EpidStat (CO), y otros investigadores que reciben fondos de la Asociación Nacional de Ganaderos y la Junta Nacional Porcícola, declararon: “la evidencia no parece apoyar una asociación independiente entre la ingesta de grasa animal o la ingesta de proteína animal y el cáncer colorrectal”.

Es posible argumentar que un estudio financiado por la industria de la carne no está necesariamente sesgado. Sin embargo, los estudios han revelado que la investigación patrocinada por estas industrias, así como aquella financiada por las industrias farmacéutica, petrolera y tabacalera, es cuatro veces más propensa a favorecer a su patrocinador que la investigación independiente.

Estudios independientes han demostrado una y otra vez que los productos animales son peligrosos para nuestra salud. Apenas en 2015, la Organización Mundial de la Salud clasificó a las carnes procesadas en el mismo nivel que el tabaco como factor de riesgo de cáncer.

Entonces, ¿qué puedes hacer para separar realidad de ficción? Ser escéptico, llevar a cabo tu propia investigación y saber de dónde proviene el dinero que está patrocinando la información que recibes.

También puedes dejar de consumir carne y las mentiras de la industria que la comercializa y adoptar una alimentación saludable y compasiva a base de plantas.

Haz clic aquí para obtener tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo