Responder a esta pregunta probará si realmente amas a los animales
¿Comes animales? Ésta es una pregunta sencilla. Pero su respuesta no lo es.

Muchas personas dicen que aman a los animales: aquellos silvestres que ven en los parques, el perro que pasea por la calle, el gato con el que comparten el sofá o las vacas que pastan al lado de la carretera.

La gente ama a los animales. Los animales nos traen alegría. Es por eso que tenemos animales de terapia. Es por eso que nuestras actualizaciones de Facebook están llenas de videos de gatos o de bomberos salvando animales en peligro. También es por eso que los videos encubiertos de granjas industriales nos causan una enorme tristeza.

Por desgracia, muchos de nosotros tenemos creencias y actitudes en conflicto.

Es por eso que podemos amar a nuestras mascotas y, al mismo tiempo, comer vacas, cerdos, gallinas y otros animales.

Pero los animales que explotamos como alimento son tan inteligentes y sensibles como los perros y gatos que adoramos en casa. Considera esto: las gallinas pueden reconocer a más de 100 aves, las vacas forman lazos afectivos y los cerdos tienen la inteligencia de un niño de tres años de edad.

En sus rasgos más importantes, los animales de granja son iguales a los perros y los gatos: todos son capaces de sentir dolor y ninguno de ellos quiere morir. Sin embargo, los sometemos a una crueldad inimaginable: confinamiento extremo, mutilaciones brutales y un asesinato sangriento. Si tratáramos a un perro o un gato de la misma manera en que las industrias de la carne, los lácteos y los huevos tratan a miles de millones de gallinas, vacas y cerdos, iríamos a la cárcel por abuso animal.

Afortunadamente, nadie necesita comer productos de origen animal para vivir. De hecho, dejar de consumir carne, lácteos y huevos le hace bien a nuestra salud y al planeta.

Si amas a los animales, es hora de que dejes de comerlos. Empieza hoy.
Mantente actualizado con recetas deliciosas, videos de animales encantadores y más.
Más noticias sobre vegetarianismo